Bizkaia (Spain) (+34) 946 777 259

PEDERASTAS Y PEDÓFILOS: 

Los depredadores sexuales de la red

Qué es la pedofilia, cómo actúan los pederastas, perfiles agresor y víctima, consejos preventivos.

Cómo evitar a pederastas, pedófilos y depredadores sexuales en internet y redes sociales,


Conoce Segureskola, Educación digital e Igualdad en edades tempranas. Centro educativo + Familias

Qué es la pederastia

La pederastia se define como el abuso sexual a menores. Entendiéndose aquí el concepto de “menor” como toda persona que no supere los 18 años de edad, lo que incluye a infantes, prepúberes y adolescentes. 

Se considera que existe este abuso cuando hay una relación de desigualdad de edad, madurez o poder significativa entre agresor y víctima y donde se produce la utilización del menor como objeto sexual.


Pederastia es por tanto la implicación de niños o adolescentes en actividades sexuales que todavía no comprenden en su totalidad o no están preparados para asimilar, quedando condicionado su real consentimiento con plena conciencia. 


El abuso sexual no tiene por qué implicar contacto sexual directo, hay otras formas de abuso como el exhibicionismo, exposición de menores a material pornográfico, voyeurismo, o comunicación sexual a través de teléfono o Internet, todas ellas igual de graves.



Pedofilia y pederastia

Es importante conocer estos conceptos, tan similares y a la vez tan diferentes.
Existe un matiz importante que marca la diferencia entre algo que es delito, y algo que no lo es. La mayoría de pederastas son pedófilos, pero pocos pedófilos son pederastas.
Aunque pueda no parecerlo a primera vista, los pedófilos impactan también directamente en el problema, ya que su gran demanda de contenido nuevo se alimenta de más abusos sexuales y nuevos niños a los que captar en sus redes.

Este cyber riesgo para niños y adolescentes se convierte en especialmente peligroso desde el momento en el que la industria del ciber crimen ha encontrado un modelo de negocio con él, y ya ha empezado a escalarlo mediante campañas de sextorsión dirigidas.  
El objetivo de los ciber criminales es conseguir nuevo contenido sexual de menores de edad que luego venden en la Dark Web a las cada vez más numerosas comunidades y redes de pedófilos que lo consumen..

En la pedofilia existe atracción o deseo por el menor, aunque puede no llegar al abuso. En la pederastia, el abuso siempre se lleva a cabo.

  • Text Hover

Recomendaciones para padres y madres

En el caso de los padres, la mejor protección es la educación preventiva. 
Para eso deben conocer muy bien a identificar todos los riesgos y peligros a los que se enfrentan cada vez que usan la tecnología, y qué hacer si alguna vez ocurre..
Algunas recomendaciones para empezar a educar en la prevención de abusos sexuales en la red son:

1. Aprender a manejar y usar las nuevas tecnologías para saber en qué actividades se encuentran los menores y a qué peligros se enfrentan.
2. Explicar a los niños los riesgos que supone Internet, haciendo hincapié en la importancia de no revelar datos personales a desconocidos y de no enviar fotos ni vídeos a desconocidos.
3. Permitir que usen los dispositivos electrónicos en lugares de tránsito o visibles y evitar que chateen a puerta cerrada.
4. Establecer normas de uso y horarios. A partir de las 22 horas se incrementa el número de usuarios y aumenta el riesgo.
5. Instalar antivirus y programas de navegación segura en los aparatos electrónicos que usan los menores.
6. Llevar un seguimiento sobre las páginas que visitan, con quién hablan y sobre qué temas (hablando con ellos y preguntando)
7. En caso de instalar cámara web en el ordenador, restringir su uso con una clave de seguridad o tener tapado el visor.
8. Si sospechas de que algún menor está siendo acosado lo mejor es hablar con él o ella, dándole confianza para contarle lo que está pasando.
9. Contactar con la policía o con organizaciones de protección de niños, niñas y adolescentes si se necesita consejo o ayuda.
10. Conversar con los menores acerca de la igualdadsexualidad saludable y reforzar en ellos la idea de que pueden hablar sobre contenidos que le sean desagradables o les hayan incomodado.
11. Utilizar una app control parental para conocer sus hábitos en la red, y detectar súbitos cambios de comportamiento. Son el mejor indicador de que ha ocurrido algo que debes saber y probablemente necesite tu ayuda y consejo.

Si ves el control parental como la forma de evitar que acceda a pornografía u otros contenidos inadecuados, te adelantamos que no lo conseguirás. Si quiere acceder va a acceder, tiene mil formas.,Pero en este caso tu no sabrás que lo hace.ni en que medida.


¿Cómo actúan los pederastas en internet?

Los Groomers o ciberacosadores se acercan a sus víctimas y crean lazos de amistad, empatía, solidaridad etc. con los menores haciéndose pasar por una identidad falsa o usurpada. A cambio lo que pretenden es conseguir imágenes, videos, contenido de carácter erótico o sexual, incluso poder llegar a mantener un encuentro con los menores. 

El problema principal para detectarlos es la facilidad con la que se puede conseguir una identidad falsa en la red así como ocultar la real. Esto acarrea una gran dificultad para la policía a la hora de identificar a estos individuos y erradicar esta amenaza.

Los ciberacosadores utilizan diferentes técnicas de seducción para conseguir sus propios fines, llegando a pasar semanas o incluso meses hablando con el menor. En cuanto tienen suficiente confianza y crean un vínculo afectivo es cuando empiezan a pedir contenido personal, datos privados, fotografías etc. y ahí es cuando empieza la extorsión y el verdadero peligro.

Los menores se ven entre la espada y la pared, ya que muchas veces por temor a contarlo a un adulto, por miedo a ser castigados…dejan que el problema vaya en aumento, sin ayuda, acarreándoles graves secuelas psicológicas. 

El temor o la vergüenza de que ese contenido sea publicado puede llevarles incluso al suicidio


Grooming: pederastas y pedófilos en la red

La red es un peligroso nuevo medio en el que los pedófilos y pederastas se desarrollan y actúan. Cada vez que alguien visualiza contenido de carácter pornográfico vinculado a menores, favorece el secuestro, explotación o muerte de cientos de miles de niñas y niños en el mundo.

Con la opción de la red, los pedófilos han visto multiplicarse sus opciones: Redes sociales, comunidades, portales y numerosos medios les permiten intercambiar y compartir contenidos y experiencias. Desde información sobre cómo engañar a los padres de un niño, a evitar ser descubiertos y a intercambiar de pornografía.

La relación virtual puede además no sólo darse entre agresores, sino también entre agresor y víctima. Los menores de edad son habituales en Internet y en sus redes, haciéndolos una presa fácil para los ciberacosadores, quienes en muchas ocasiones suplantan su identidad para establecer contacto con los menores.

Según la encuesta EU Kids online II, publicada por la Comisión Europea, uno de cada 10 menores entre 12 y 16 años asegura haber recibido mensajes de carácter sexual a través de Internet.

Además, según las últimas cifras de la Fundación ANAR, el acoso sexual a menores a través de Internet ha aumentado un 410% en los últimos años. Un dato alarmante si tenemos en cuenta que casi el 90% de los menores de 10 años dispone de acceso a internet y 1 de cada 4 tiene un móvil propio.

Por su parte, el informe del Centro de Investigación Innocenti de UNICEF asegura que hay más de 16.700 páginas web que muestran imágenes de abusos a niños, de los que el 73% son menores de diez años. Y esto teniendo en cuenta que la mayoría del contenido que consumen pedófilos y pederastas no está en esas páginas web, si no almacenados en los discos duros de sus ordenadores, que se comparten a través de programas específicos para ello.

Por lo tanto, no es nada extraño escuchar noticias relacionadas con pederastas que captan a sus víctimas a través de las redes sociales o foros. Y que tras establecer una relación de confianza, piden fotografías a los menores y luego les chantajeaban con ellas. 
O casos en los que ambos llegan a citarse para un encuentro presencial, acabando en abuso o incluso secuestro.

Para evitarlo, es necesario denunciar cualquier lugar virtual dedicado a esto que se descubra. Tanto a la Policía Nacional como a la Guardia Civil, quienes disponen de procedimientos específicos para ello.


  • Text Hover

Perfil del agresor y la víctima


El agresor

Por norma general, no tienden a presentar comportamientos extraños, siendo complicado obtener un perfil preciso. No obstante, existen algunas características significativas. 
Muchos tienen un bajo nivel de autoestima, y se sienten más seguros con menores. Otro porcentaje elevado, ha sufrido abusos en su etapa previa a los 18 años. También hay un porcentaje que busca doblegar a los menores, posiblemente por haber sufrido el maltrato de otros durante la infancia en su círculo cercano. 

El pederasta tiende siempre a minimizar la importancia de los daños causados a la víctima, sin mostrar remordimiento, defendiendo incluso que la relación no es dañina o es aceptada. No obstante, hay que saber que el agresor es siempre el responsable, no importa lo que el menor haga o diga. 

Suelen ser hombres, en su mayoría adultos entre 30 y 50 años, que utilizan la confianza, la familiaridad y el engaño como estrategias para someter a la víctima. La mayoría de los abusadores son víctimas que los menores conocen. Aunque Internet ha aumentado el número de agresores desconocidos.

La víctima

El abuso supone una interferencia en el desarrollo del menor. Constituye una experiencia traumática que genera daños muy graves, tanto físicos, como psicológicos en la víctima.
Es además algo que ocurre con más frecuencia de la esperada. Se estima que alrededor de un 10- 25% de la población adulta ha sufrido en algún momento de su infancia algún tipo de abuso sexual (una de cada cuatro niñas y uno de cada ocho niños) y donde un tercio de éstas se producen entre los 8 – 12 años.

Los abusos a menores se dan en todas las clases sociales, ambientes culturales o razas, y en todos los ámbitos sociales. Es muy común que ocurran con una persona del entorno del menor (familiares o conocidos).

Los niños con mayor riesgo de ser objeto de abusos son aquellos que presentan una capacidad reducida para resistirse o para identificar lo que está ocurriendo, como puede ser el caso de niños que todavía no hablan o llevan implícita alguna discapacidad. 
También aquellos que forman parte de familias desestructuradas, y los que son víctimas de malos tratos.


Cómo prevenir los abusos sexuales en internet

Es importante observar con atención a los menores para poder detectar cualquier cambio de actitud y así evitar o prevenir posibles abusos. La comunicación fluida con ellos es vital para establecer un vínculo de confianza en el que el menor pueda hablar libremente. No se trata de ser alarmista, sino de prevenir situaciones que pueden dejar enormes secuelas, aprendiendo a escuchar e interpretar los mensajes que transmiten los menores.

Destacar también la necesidad de enseñar a los menores a diferenciar lo que está bien de lo que no lo está. Pautas que ayuden a identificar por ejemplo, la diferencia entre un regalo y un soborno, a saber cuándo alguien se excede en el contacto físico o a no guardar secretos que le hagan sentir mal.

Además, existen diversos consejos que deben conocer los menores y que les pueden ayudar a evitar estas situaciones (Línea de Ayuda para menores “ Que no te la den”):

1. Rechazar los mensajes de tipo sexual o pornográfico.
2. No publicar fotos suyas o de sus amigos/as en sitios públicos.
3. Utilizar perfiles privados en las redes sociales.
4. No subir fotografías a redes sociales con componente sexual. Deben pensar si están dispuestos a que esa fotografía la vea todo el mundo.
5. No aceptar en ninguna red social a personas que no hayan visto físicamente o que no conozca bien.
6. Respetar sus propios derechos y los de sus amigos/as.
7. Mantener su equipo seguro conociendo programas que lo protejan de accesos no autorizados.
8. Utilizar contraseñas realmente privadas y seguras.
9. En caso de producirse una situación de acoso, guardar todas las pruebas y ponerlo en conocimiento de sus padres o denúncialo a la Policía o a la Guardia Civil lo antes posible.

  • Text Hover

Cómo identificar a una víctima de Grooming

Situaciones como cambios extremos de comportamiento, expresión o conocimiento de algunos aspectos relacionados con la actividad sexual, miedo a una persona específica, retraimiento social, rechazo con mucha energía de ir a la escuela, agresividad poco común, autolesiones o accidentes frecuentes, ropa interior en mal estado o retrocesos del comportamiento como chuparse nuevamente el dedo, son algunos indicios de la existencia de abuso.

En la mayoría de los casos el menor no informa a sus padres sobre la situación que está viviendo. Ya sea por vergüenza o miedo. Por eso es importante conocer cuáles son los síntomas más habituales de una persona que está sufriendo grooming.

Cambios en los hábitos

1. Tiempo o forma de uso de los diferentes dispositivos y de Internet.
2. Ausencia en clase.
3. Abandono de sus actividades preferidas.
4. Altibajos en el rendimiento escolar.
5. Cambio en las actividades de ocio habituales.
6. Modificación de los hábitos alimenticios.
7. Disminución de la capacidad y mantenimiento de su concentración.
8. Ocultación cuando se comunica por Internet o a través del móvil.

Cambios en el estado de ánimo

1. Cambios repentinos de humor.
2. Momentos de tristeza, apatía o indiferencia.
3. Reacciones agresivas.
4. Actitud en tensión permanente.

Cambios en sus relaciones

1. Cambios extraños de amistades o ausencia de ellas.
2. Falta de defensa o reacción exagerada frente a bromas o comentarios.
3. Miedo o negativa a salir de casa.
4. Falta de comunicación.
5. Cambios en su relación con los adultos.
6. Cambio de referentes o modelos a seguir.

Síntomas físicos y psicosomáticos

1. Cambio en el lenguaje corporal ante la presencia de determinadas personas.
2. En los espacios escolares, ocupación de rincones, paredes u otros espacios protegidos y controlados por el menor.
3. Manifestaciones de enfermedades o dolencias frecuentes.
4. Lesiones físicas frecuentes sin explicación.
5. Mareos frecuentes.
6. Dolores de cabeza o estómago que les impiden realizar actividades normales como ir al colegio.
7. Diarreas frecuentes.


Cómo tratar a una víctima de Grooming


• Transmitirle una actitud de seguridad y madurez.
• No cuestionar sus palabras y mostrar apoyo incondicional.
• No contactar con el acosador o borrar información importante de cara a las autoridades.
• No ceder al chantaje del acosador.
• Denunciar a la autoridad competente.
• Buscar ayuda psicológica para el menor y la familia.

  • Text Hover

¿Conoces la acreditación Segureskola para colegios?


Cierra la brecha, capacita y coordina a Colegio y Familias para que la educación y supervisión digital de los menores sea eficaz
>> Ver video explicativo
¿Y para las Familias? ...
Los Planes de Bienestar Digital Familiares
(*) Cuota mensual contratando la licencia anual
4,29
Plan PRIMER MÓVIL

App Control Parental + Curso Uso seguro internet + Sellos disuasorios

7,71
Plan MEDIACIÓN PARENTAL

App Control Parental + Programa online Educación Digital + Asesor psico-social privado

12,86
Plan PROTECCIÓN TOTAL

App Control Parental + Educación Digital + Ciberseguridad Hogar + Consultor psico-social + Identidad Digital + Sellos anti acoso