Relojes inteligentes para niños, ¿solución o parte del problema?

Relojes inteligentes para niños, ¿solución o parte del problema?

Hijos conectados, ¿padres tranquilos?

Muchos padres se niegan a darles a sus hijos móviles cuando son pequeños, algo que tiene sentido teniendo en cuenta que la edad recomendada para tener acceso al primer dispositivo móvil debe ser de 14 años. Aún así, quieren tener la oportunidad de poder contactar con sus hijos en cualquier momento, saber donde se encuentran y controlar que están sanos y salvos. Y para eso ha surgido toda una legión de relojes inteligentes para niños que prometen todos los beneficios de los teléfonos móviles eliminando sus riesgos. Pero, ¿hasta que punto es esto verdad? ¿Son los smartwaches la solución o parte del problema?

Objetivo y funciones de estos relojes inteligentes para niños

Estos dispositivos se usan cada vez más entre los menores de 3 a 11 años y es que son considerados como el paso intermedio antes de tener un teléfono móvil. Los relojes inteligentes para niños son más resistentes, tienen un manejo muy sencillo y no tienen acceso directo a Internet ni a redes sociales, lo que evita o más bien dificulta la exposición a diversos peligros.

El reloj está conectado al teléfono móvil de un adulto, el cual a través de una aplicación configura el dispositivo para saber en todo momento donde está el menor, a qué números de teléfono tiene acceso, el contacto para situaciones de emergencia…

El niño, por su parte, puede realizar y recibir llamadas de los números de su agenda, leer y enviar mensajes de texto, mandar avisos de emergencia…

Pero quizás la función que más interesa a los padres es la geolocalización. Gracias a ello, y siempre que el reloj esté conectado, los padres pueden ver donde se encuentra su hijo o ser avisados si éste sale de un área geográfica previamente delimitada.

SoyMomo y Xplora, los relojes de moda

En el mercado puedes encontrar relojes inteligentes para niños de todo tipo de precios y funciones. Un ejemplo de ello son estas dos marcas que están triunfando entre padres y madres a través de las redes sociales:

  • SoyMomo: se trata de un pequeño móvil con forma de reloj que te permite localizar a tu hijo mediante GPS, LBS y WIFI. Cuenta con su propia SIM y permite hacer y recibir llamadas de hasta 10 contactos y mensajes de voz. Además, te permite bloquear a personas desconocidas, programar alarmas, consultar el historial de ubicaciones, enviar un SOS y establecer notificaciones cuando el niño llegue a una zona segura como a casa o al colegio.
  • Xplora: es un híbrido entre smartphone y reloj inteligente que te permite localizar a tu hijo gracias a su sistema de geolocalización. Al igual que SoyMomo, no tiene acceso a Internet pero el niño pueden recibir y realizar llamadas y sms de hasta 50 contactos. También funciona como podómetro por lo que contabiliza los pasos que da el menor a lo largo del día. Funciona con una tarjeta SIM y cuenta con una cámara de fotos, alarmas, emoticonos, galería y wifi. Además, te da también la opción de configurar zonas seguras y un modo escuela para establecer las horas en las que el niño sólo podrá utilizar el reloj en caso de emergencia.

¿Son realmente seguros y necesarios?

Vamos a partir de la base de que un dispositivo electrónico nunca es 100% seguro. Aunque no tengan acceso directo a Internet, cuentan con GPS y WIFI, lo que supone una puerta abierta para los hackers. Además, estos relojes inteligentes para niños están conectados al móvil de sus padres. Por lo que pueden acceder a su dispositivo si hackean primero el de sus progenitores.

Otro de los aspectos que debes tener en cuenta es hasta que punto estas dispuesto a “violar” la privacidad de tu hijo. De hecho, en Alemania se ha llevado a cabo una potente campaña por el ciberespionaje que se hace con estos dispositivos y que puede llegar a vulnerar los derechos del menor y de las personas personas que se encuentran con ellos.

Entonces, ¿estos relojes no son lo que nos han vendido? ¿Significa que no son seguros y que no son buenos para los niños? La respuesta es: a medias.

Estos dispositivos son una buena forma de acercar la tecnología a tu hijo y enseñarle un uso correcto de la misma desde pequeño. Además le da una herramienta para avisar en caso de estar en una situación de peligro o necesidad. Pero nunca, nunca podrán sustituir a la educación y formación que se le debe dar desde una edad muy temprana sobre el uso y los peligros de Internet con programas como Segurescola o Educación Digital.

Por lo tanto se trata de un complemento y no de una solución. Se le debe educar desde pequeño en ser independiente, autónomo y responsable. Además de establecer con él una comunicación fluida basada en la confianza y el respeto. Sin olvidar que este tipo de controles parentales debes usarlos con la aprobación del menor y siempre dejando claro que no es una herramienta para espiarle sino para protegerle.

En definitiva, establecer un equilibrio entre el uso de la tecnología y la educación y formación que se le debe dar al niño para que este preparado ante todas las situaciones que se va a encontrar en el mundo digital.

Y tú, ¿qué opinas?

¿Tienes [email protected] menores de edad?

Descarga el eBook Guía 2018 de Seguridad Digital Familiar con la selección de consejos esenciales para proteger a tus hijos en internet y redes sociales.

¡Mantente informado!

Escribe tu email para recibir alertas de nuevos retos virales peligrosos para niños.

Te has suscrito correctamente, ¡muchas gracias y bienvenido a Gaptain!

Share This