Cómo prevenir el Sexting

Cómo prevenir el Sexting

¿Qué es y cómo prevenir el Sexting?

Para quien aún no lo conozca, el Sexting es el intercambio de contenido sexual de uno mismo (fotos, videos …) con otra persona (conocida o desconocida) a través de medios digitales, siendo WhatsApp y Snapchat las apps mas utilizadas para hacerlo.

Debemos asumir que cada vez hay más personas que lo practican, sobre todo entre los jóvenes menores de edad (1 de cada 3 jóvenes de 16 años ha ‘sexteado‘ alguna vez), aunque también empieza a ser una práctica cada vez mas extendida entre personas adultas.

El principal problema de hacer Sexting, o ‘sextear’ es que, una vez enviados los archivos, se pierde totalmente el control de esas imágenes o videos que se quedan en la red o en los dispositivos de quien las ha recibido hasta que quiera eliminarlas. Por mucho que una aplicación prometa un borrado instantáneo (como por ejemplo la famosa red Snapchat), el receptor siempre podrá haber hecho una captura de pantalla y mañana dejar de ser nuestro amigo, o tratarse de un ciber delincuente que ha suplantado la identidad de esa persona a la que conocíamos para hacerse con el contenido comprometido y después chantajearnos con él.

Son innumerables los casos de jóvenes han compartido fotografías o videos con alguien que creían de confianza, y tras perder el control de ese contenido, han acabado sufriendo sus consecuencias al ver que sus imágenes han viralizado en la red, o caído en manos de alguien que ahora le chantajea pidiendo dinero a cambio de no difundirlo,  solicitando más contenido sexual, o incluso obligando a mantener relaciones sexuales. 

El chantaje para conseguir mas fotos, dinero, o incluso un encuentro sexual es el verdadero peligro del sexting, se denomina Grooming, y  en casi todos los casos acaba causando graves problemas psicológicos o, en el peor de los casos, el suicido de la víctima por la presión que causa el chantajista en la víctima, la cuál va siempre en aumento y casi nunca cesa.

Cuáles son los riesgos de Sextear

1. Las imágenes son usadas para acosar sexualmente a la víctima: Existen muchos casos de ex-parejas que se han chantajeado con fotos sexuales, videos de contenido sexual que compartieron en el pasado y han acabado siendo utilizadas para conseguir encuentros sexuales o siendo filtradas en diferentes redes y grupos de Whatsapp.

2. Las imágenes acaban en manos de terceros y son usadas sin el consentimiento de la persona para crear perfiles falsos, webs de fotos, o incluso para convertirse en anuncios pornográficos.

3. Las imágenes caen en manos de Groomers ya sea por engaño, suplantación de identidad, o porque hackean el teléfono de la víctima. Este es el riesgo mas peligroso de todos porque generalmente son utilizadas para chantajear al menor pidiendo dinero o más contenido sexual. Esto es lo que se denomina  Grooming, extorsión sexual, y en casi la totalidad de los casos acaba causando problemas graves en el menor.

Intercambiar contenido sexual por el móvil es habitual entre adolescentes

La práctica del Sexting, en España, cada vez es más habitual entre los menores, sobre todo entre los jóvenes de entre 15 y 18 años. Según varios informes, 1 de cada 3 jóvenes en este rango de edad, ha practicado Sexting alguna vez.

El verdadero riesgo no es practicarlo, sino que este contenido llegue a manos de chantajistas y pedófilos que pidan dinero o más contenido sexual a cambio de no publicar las fotos o videos.

Porqué hacen sexting

Los menores tienen demasiada confianza para mandar este tipo de contenido, y poca información sobre las consecuencias que puede acarrear este tipo de práctica. Da igual que sea nuestra pareja de hace muchos años, o un amigo especial, sí mandamos ese tipo de contenido no podemos evitar el riesgo de que sean difundidas, ya que las cosas pueden cambiar fácilmente.

Por eso los padres deben procurar darles una buena educación digital donde se hable abiertamente de este tema y sus consecuencias. Es su responsabilidad generar un clima de confianza suficiente para que su hijo, ante una situación de este tipo, no dude en pedir ayuda cuanto antes porque el miedo y la vergüenza son el peor enemigo y el arma que los chantajistas utilizan para que la situación no cese y vaya siempre a mas.

Todos cometemos errores, pero detectarlos y frenarlos a tiempo es la mejor solución para prevenir problemas mayores.

Hay dos grandes frentes para proteger a los menores de esta práctica:

1. Educación digital: La concienciación de los peligros que acarrea esta práctica. Explicarles las consecuencias que tiene sí lo practican, y enseñarles a hacer un uso responsable de la tecnología que utilizan.

2. Acompañamiento digital: Utilizar un control parental, configurar correctamente los dispositivos, y usar un filtro de contenido además de configurar correctamente la privacidad de las aplicaciones y redes sociales que utilicen es primordial para mantener seguro el contenido almacenado y evitar contactos peligrosos.

También es muy importante revisar la red Wifi del hogar para evitar hackers y ciber delincuentes que accedan a nuestros dispositivos y roben contenido.

Realizar una auditoria de ciberseguridad del entorno conectado que proporcionamos a nuestros hijos periódicamente es una práctica mas que recomendable.

Si no dispones del tiempo ni los conocimientos necesarios para hacerlo, puedes ayudarte con Gaptain y sus soluciones de ciber protección para familias.

>> Quiero saber más sobre el Sexting y Sextorsión

 

¡Mantente informado!

Escribe tu email para recibir alertas de nuevos retos virales peligrosos para niños.

Te has suscrito correctamente, ¡muchas gracias y bienvenido a Gaptain!

Share This