La ciberseguridad como responsabilidad social

La ciberseguridad como responsabilidad social

Protección ante la transformación digital de la sociedad

La transformación y el cambio digital que están experimentando las entidades públicas y privadas requiere de un nuevo enfoque en la ciberseguridad. Amenazas contra la privacidad de datos, ransomware, ataques a infraestructuras públicas como sanidad o transporte…son términos ya habituales dentro de la sociedad y se han convertido en riesgos para los que los ciudadanos piden medidas de protección cada vez más urgentes.

Además, nuestros datos ya no solo los guardamos nosotros, están en los teléfonos de nuestros amigos, hijos, compañeros de trabajo .. y somos responsables de no comprometerlos.

Por eso, tanto empresas privadas como públicas, deben transformar sus estrategias de seguridad con el objetivo de gestionar las vulnerabilidades de forma correcta, incluyendo estas medidas como parte importante dentro de sus planes de responsabilidad social.

Algo en lo que desde Gaptain trabajamos activamente con programas como Segureskola, nuestra formación en ciberseguridad personal, competencias digitales, y educación digital preventiva para el profesorado y alumnado.

Peligros a los que se enfrenta la sociedad

Este 2019 van a seguir al alza las amenazas y ciberataques a empresas y ciudadanos en el ámbito digital. A pesar de existir un gran número de ellas, son cuatro las que principalmente preocupan a los expertos:

  1. Ransomware: las empresas no deben invertir grandes sumas de dinero en recuperar sistemas comprometidos o ‘secuestrados’, deben invertir en el desarrollo de políticas de seguridad preventivas que las mantengan realmente protegidas, evitando llegar a situaciones de robo de datos digitales.
  2. Robo de datos personales y sensibles: el 2018 fue un año en el que aumentaron exponencialmente los robos de datos personales. Y este año la tendencia no para de crecer. Y aunque los años anteriores esta información se solía vender en la Deep Web, en el próximo año se va a consolidar otras formas de sacar dinero con ello como la extorsión.
  3. Amenazas y riesgos del cloud: aunque esta tecnología es bastante segura, existen vulnerabilidades que proporcionan fisuras por las que acceden los ciberdelincuentes a los archivos que se guardan en estos espacios. Unos lugares en la red que normalmente están sincronizados con los dispositivos electrónicos y que almacenan mucha información privada de las personas.
  4. Dispositivos conectados: cada vez existen más dispositivos conectados entre sí en las ‘casas inteligentes’, lo que plantea la duda de la cantidad de información que se comparte con ellos y la seguridad que tienen implementada.

¿Cómo protegerse a través de la ciberseguridad?

El principal problema es la falta de cultura y carencias en formación en materia de ciberseguridad. Esto lo conocen los cibercriminales mejor que nadie, por eso el 80% de los ciberataques a empresas se hacen a través del factor humano, un phising o un simple engaño roba las claves de acceso y la empresa o la familia está ‘hackeada’.

Por eso, todos los ciudadanos deben estar capacitados en seguridad digital, y las empresas deben poner en marcha acciones efectivas para garantizar la protección de toda la información digital de sus clientes y empleados:

  1. Las empresas u organizaciones deben determinar cuáles son sus datos digitales más valiosos.
  2. Una vez detectada la información de mayor relevancia, es necesario que establezcan cuánta ciberseguridad es necesaria para protegerla.
  3. También es importante establecer un programa de amenazas internas para disminuir el riesgo de ataques informáticos en el que se incluyan evaluaciones independientes de correos electrónicos y amenazas de red.
  4. En el caso de ser víctimas de un ciberdelito, las empresas deben tener una respuesta integral a incidentes, recuperación de desastres y planes de continuidad. Además deben tener claro qué hacer si les piden un rescate por esos datos, si están dispuestos a pagar por ellos y cuánto.

Responsabilidad social y bien común

La ciberseguridad personal es un bien común que debe ser fomentado, cuidado, y asegurado por todas las partes activas en la transformación y desarrollo digital. Un error o carencia en su administración puede traer consecuencias graves para las infraestructuras críticas, y para los ciudadanos en general.

Por eso, debemos enfocarnos en proteger la confidencialidad, integridad y disponibilidad de los sistemas informáticos, los datos y su gestión.

Ciberataques, fugas de datos, y la creciente aparición de casos en los que se han reportado fallos en el control de la privacidad de clientes y usuarios hacen más necesario que nunca poner en marcha los adecuados recursos y las acciones pertinentes que aseguren la protección de la sociedad ante la irreversible transformación digital que llevará aparejada, una nueva sociedad digital,

Conoce el programa para colegios Segureskola , incluye formación en ciberseguridad al profesorado y al alumnado, y conciencia y asesora a familias de los riesgos digitales, 

¡Nuestra ciberseguridad está en nuestras manos!

¡Mantente informado!

Escribe tu email para recibir alertas de nuevos retos virales peligrosos para niños.

Te has suscrito correctamente, ¡muchas gracias y bienvenido a Gaptain!

Share This