Aplicaciones gratuitas: los riesgos de la adopción temprana. Caso Clubhouse

aplicaciones gratuitas clubhouse

Foto de Kindel Media en Pexels

Las aplicaciones gratuitas

Cada vez que abrimos nuestro móvil o tableta estamos a la búsqueda de una nueva aplicación que nos permita facilitar alguna necesidad puntual; ya sea por ocio, por trabajo o por índole educativo.

Nuestro primer impulso es: veamos qué aplicación gratuita nueva puedo encontrar…

Hay un viejo dicho que dice “lo barato, sale caro”. Bien lo podríamos adaptar para decir “lo gratuito, siempre tiene un costo” …

Alguna vez, ¿nos pusimos a pensar el costo que pagamos por la gratuidad?

De una forma inicial podemos separar el costo de lo gratuito en dos grupos:

  1. Compartir información
  2. Ser victimas de robo de información sensible

Autor: Pablo Huerta,. Argentina. Investigador y consultor en tecnología educativa.

El costo de lo gratuito consentido

El primer grupo, es el que aceptamos todos los días al utilizar aplicaciones gratuitas. Siempre hay algo a cambio, en general que solemos dar a cambio:

  • Acceso a nuestros contactos.
  • Acceso a información que permita generar patrones de comportamiento sobre nuestros hábitos de consumo, navegación y/o traslados físicos.
  • Datos de salud
  • Datos personales incluyendo nuestros datos digitales, como dirección de correo electrónico, usuarios de redes sociales, etc.

¿Qué podemos hacer al respecto? Tomar conciencia… Ser conscientes de lo que brindamos a cambio de la gratuidad. Hoy en día, los dispositivos móviles abren una serie de ventanas previas al funcionamiento o durante el funcionamiento de las aplicaciones. Esto se realiza para que tomemos conciencia de a qué parte del dispositivo estamos dejando entrar a la aplicación. La solicitud de accesos típicos es a:

  • Agenda de contactos
  • Cámara
  • Álbumes de fotos
  • Geolocalización

El que siempre, en particular, me genera demasiado ruido, es la geolocalización en segundo plano. Es decir, monitorear nuestra ubicación, aun cuando no estemos interactuando con la aplicación. Me parece un poco “mucho”.

¿Somos conscientes? ¿O Simplemente aceptamos y concedemos todos los accesos para que la aplicación funcione de una vez por toda?

+ Ver ‘Manual para padres y madres en redes sociales’

El costo de lo gratuito perdido

En el segundo grupo, nos encontramos al bajar aplicaciones gratuitas que tiene código malicioso el cual desconocemos.

Al estar en esta situación, en la mayoría de los casos, información personal e información sensible; como puede ser:

  • Datos de cuentas bancarias
  • Claves de acceso / contraseñas
  • Datos de tarjetas de crédito

Esta última mencionada, es uno de los costos más altos a pagar; ya que a partir de esta pérdida quedamos expuestos a un sinfín de ilícitos que pueden realizar con toda esa información que incluyen:

  • Compras a nuestro nombre con nuestras tarjetas de crédito
  • Pérdida de fondos por medio de transferencias bancarias
  • Usurpación de identidad
  • Solicitud de préstamos

De los dos tipos de males, este segundo grupo, es sin dudas el peor.

Algunas recomendaciones para mantener la privacidad

¿Qué podemos tener en cuenta como criterio general para evitar estos dos tipos de costos?

  • Mirar las reseñas de las aplicaciones
  • Ver que sean aplicaciones que ya llevan un tiempo publicadas
  • Ver, ¿Quién es el desarrollador? ¿Tiene otras aplicaciones? ¿Es la única?
  • Ver, si avisan, que tienen advertencias de posibles compras en su interior. Si bien es algo molesto, ya sabemos que la aplicación se está financiando, u ofrecerá algo dentro de la misma que les genere dinero.
  • Ver si se encuentra disponible tanto para Android como para Apple. Eso demuestra que han pasado los diferentes controles de seguridad adecuados.

El malware Clubhouse

Hoy en día, se esta hablando en muchos lugares sobre una nueva red social incipiente: Clubhouse.

Es una red social basada en el intercambio de mensajes de voz que llama la curiosidad de las personas por probar algo nuevo.

En este tipo de surgimientos es donde los ciberdelincuentes toman provecho y tratan de realizar delitos. Por el momento, Clubhouse es una red social que sólo se encuentra disponible para iPhone. No mucha gente sabe esto, ni tampoco conoce su sitio web que es bastante simple; y es el siguiente:

aplicaciones gratuitas clubhouse

¿Qué hicieron los ciberdelincuentes? Crearon un sitio muy similar ofreciendo la versión Android como puede observarse a continuación:

aplicaciones gratuitas Clubhouse

No existía ninguna versión para Android de la red social clubhouse. Era un malware y muchas personas por la curiosidad de entrar a esta nueva red social, instaló la falsa aplicación.

Este malware permite el acceso a datos de sesión (usuarios y contraseñas) de más de 450 servicios distintos, entre los que se encontraban:

  • Redes sociales
  • Plataformas de mensajes
  • Billeteras de criptomonedas
  • Plataformas de videos
  • Portales de compras en línea

Conclusión: si vamos a ser usuarios de tecnologías recientes, hay que estar muy atentos a no ser víctimas de una ciberestafa ya que los ciberdelincuentes cada día mejoran aún mas sus técnicas de engaño.

Te propongo lo siguiente: No tengamos miedo. Simplemente seamos más atentos y conscientes.

LA #CIBERSEGURIDAD ES NECESARIA QUE LA HAGAMOS ENTRE TODOS.

Itinerario online para familias ‘Educando en digital’

educando en digital
Programa formativo online para familias

Pablo participa activamente en el campo de Tecnología y Seguridad de la Información en Latinoamérica, EE.UU. y Europa: Miembro del Subcomité Seguridad en Tecnología de la Información en IRAM. Membership Chair en ISC2 Argentina Chapter. Miembro de ISA (International Society of Automation).
follow me
BLOG LOGO Segureskola

Recibe tu resumen semanal

Los viernes tendrás un email con los mejores artículos, GRATIS y sin publicidad

¡Gracias y bienvenido a la comunidad! el viernes recibirás tu primer resumen.